RENOVACIÓN URBANA DE LA ALAMEDA CERVANTES Y LOS ESPACIOS ADYACENTES EN LA CIUDAD DE LORCA

Proyecto ganador en colaboración con José María AGUIRRE, PROINUR, CONFIPARNET y FCC.

alameda001

ESCULTURA CERVANTES:

En la memoria colectiva el rostro de Cervantes se ha instalado una determinada figura, no necesariamente cierta o acertada, que lo hace por todos reconocible. Casi podría decirse que representa la imagen prototípica del escritor e intelectual de nuestro siglo de oro.

Siempre me he preguntado cuánto de “realidad” hay en el retrato de un personaje histórico respecto a su verdadero rostro y cuánto de “maquillaje”, cuánto de “querer agradar” en la interpretación que el pintor hace de aquél. Cuánto es cámara y cuánto photoshop.

Al enfrentarme a la generación de un hito para la Alameda de Cervantes quise buscar en esa imagen colectiva que casi todos compartimos del autor. Muchos no han leído el Quijote, ni parcial ni totalmente, pero casi todos reconocemos la figura de Sancho y su señor. El poder de la imagen, del icono, llega más lejos muchas veces que la causa que lo motivó.

IMAGEN 006IMAGEN 007

Plantar el rostro de cervantes en la Alameda de Cervantes era un gesto obvio, casi infantil, y hacerlo de manera figurativa aún más. Sin embargo, el carácter longitudinal del proyecto y la ubicación del hito en una de sus rotondas aportaba una característica espacial peculiar que podía ser explotada: la perspectiva que del rostro se tuviera desde el eje de la Alameda y desde el recorrido perimetral de la rotonda podían no ser coincidentes. Así, ese rostro trabajado como el “icono” de Cervantes y reconocible por todos se descompuso en cuatro piezas geométricas diferentes en base a sus posibilidades de sustentación. Cada pieza resulta así interesante por sí misma en un conjunto cuyo reconocimiento figurativo no es inmediato. Sólo se adquiere la visión completa del conjunto desde un determinado tramo de la Alameda en cada uno de los sentidos de circulación. Es en esos tramos, desde una determinada fuga, cuando el carácter figurativo de la intervención es completo. Mientras, en el recorrido de la rotonda, las diferentes piezas se intuyen como partes de un puzle tridimensional que va evocando los elementos reconocibles que de Cervantes tenemos: la lechuguina de su cuello, la barba afilada, su nariz corva y su frente lisa y desembarazada.

Un reconocimiento a la “imagen popularizada” de nuestro Miguel de Cervantes, no necesariamente cierta, no necesariamente acertada.

Salvador Benimeli.

alameda002

¡ El gran vial del barrio!

En este concurso propusimos diferentes actuaciones para llegar a completar una idea común que recorre la avenida, dotando a la misma de usos para los vecinos de dela ciudad de Lorca.

A parte de solucionar en el subsuelo toda la problemática de las aguas pluviales, recogiendo las mediante colectores, se ejecuta a lo largo de la traza una gran actuación global de la misma.

PANEL B001

Se ha regularizado la rasante del tronco principal, lo que facilita una mayor accesibilidad y permeabilidad desde las edificaciones existentes y calles confluentes a dicha calle.

Se ha mejorado aspectos de permeabilidad específica rodada desde vías de servicio.

PANEL B002

Se ha realizado una adecuación y ordenación de las secciones viarias, basándonos en el estudio de tráfico reciente realizado para la C.A.R.M. justificando el tráfico, las capacidades y las propuestas de ordenación realizadas.

Se ha conseguido uno de los objetivos de la presente propuesta que el PROTAGONISMO DEL PEATÓN en dicha vía así como la mejora de dicho espacio con la incorporación de mobiliario de gran calidad.

PANEL B003

Por último, un carril bici acompaña a lo largo de toda la traza de la alameda, aspiración vecina cumplida y mejora de una vida más saludable en el barrio.

Plaza de la bordadora Apolonia Ros:

IMAGEN 001

Las plazas de barrio se construyen a partir de la agrupación de dos o más personas. Recuperar el carácter de plaza en un entorno urbano infrautilizado, casi olvidado y convertido “en el zaguán de acceso a los distintos zaguanes de acceso de los distintos bloques de viviendas” que delimitan el espacio en que nos encontramos requiere establecer, en primer lugar, la voluntad de convivir. Para ello, se hace inevitable la introducción de elementos que inviten a su uso.

Una plaza vecinal generada a partir de la disposición de un suelo suficientemente equipado y los servicios necesarios para el desarrollo de actividades lúdicas cotidianas: descanso, paseo, juegos infantiles, juegos de petanca o senas para nuestros mayores,…..

La distribución de la plaza se realiza a partir de distintos tipos de pavimento con la mera voluntad de dibujar en el suelo; el cambio de color o textura han definido unas zonas que delimitan los elementos integrados que cohabitan el espacio: la plaza surge de la idea del “patchwork”: una amable convivencia entre texturas configurando un tejido urbano, un bordado  de elementos heterogéneos  formando un todo con una condición visual mejorada.

IMAGEN 011IMAGEN 010

El trazado se efectúa desde los elementos de referencia más importantes que allí existen actualmente: los árboles como generadores del diseño y la intervención urbana, o lo que es lo mismo: el arbolado como punto de partida desde el que regenerar la plaza. La convivencia entre los elementos naturales y el artificio de la actuación pasa a ser algo fundamental en la idea del proyecto, de forma que sean elementos indisolubles conformando un todo.

IMAGEN 002